Medicina interna

La Medicina Interna es  una parte fundamental de la medicina veterinaria donde se tratan los problemas en los órganos internos mediante tratamientos no quirúrgicos.

Plantea un enfoque global en el que se tratan animales que padecen varias enfermedades o que presentan signos que afectan a múltiples  órganos o sistemas. Integra diferentes especialidades como la cardiología, nefrología, endocrinología, oncología etc

LINFOMA MULTICÉNTRICO CANINO

El linfoma es una de las neoplasias malignas más comunes en el perro. Consiste en una proliferación descontrolada de linfocitos (tipo de células del sistema inmune) por lo que puede originarse en cualquier localización del organismo que contenga tejido linfoide.

 

Aunque se reconocen diferentes tipos de presentación anatómica, en perros la forma mas frecuente es la multicentrica. En esta forma de presentación se produce una linfadenopatia generalizada (aumenta el tamaño de múltiples ganglios linfáticos sin ser dolorosos a la palpación) y  puede acompañarse de hepato y esplenomegalia (aumento del tamaño de hígado y bazo). Otras localizaciones menos frecuentes de aparición son el sistema digestivo, mediastino, riñones, piel, sistema nervioso y ojo.

Ganglio Ilíaco aumentado de tamaño observado mediante ecografía

Los signos clínicos iniciales, aparte de la linfadenopatia, son bastante inespecíficos: fiebre, apatía, anorexia.

Si el aumento del tamaño de los ganglios es muy marcado pueden comprimir otras estructuras cercanas  como las vías aéreas (produciendo dificultad respiratoria o tos) y vasos sanguíneos o linfáticos produciendo edema de cabeza y  extremidades, efusión pleural o abdominal. 

 

El diagnostico se realiza mediante citología de aspirados de los nódulos afectados y se confirma mediante la toma de biopsias para su estudio histopatológico.  

El linfoma se puede clasificar en varios estadios clínicos en función del  número de ganglios afectados,  la involucración  de otros órganos y de la medula osea.   Además se pueden realizar otras pruebas adicionales como el fenotipado mediante técnicas inmunohistoquimicas que junto con el estadiaje pueden ayudar en la emisión de un pronóstico.

Citología de aspirado de ganglio preescapular de un perro con linfoma.

El tratamiento de elección en este tipo de neoplasias es la quimioterapia. 

Existen diferentes protocolos quimioterápicos que normalmente son bien tolerados por el animal. Con ellos se consigue en la mayor parte de los casos periodos de remisión (tiempo durante el cual desaparecen los signos de enfermedad) de mas de un año y en un 25% de los casos de mas de 2 años teniendo el animal una buena calidad de vida durante este periodo.  La expectativa de vida de animales NO tratados es bastante corta (normalmente menos de 8 semanas desde su diagnóstico).

 

 

HIPERADRENOCORTICISMO EN HURÓN

Se trata de una enfermedad endocrina muy frecuente en hurones. Ocurre normalmente a partir de los 3 años de edad y afecta a ambos sexos. 

Las glándulas adrenales, ya sea porque se hiperplasian o porque se tumorizan, producen un exceso de diferentes hormonas sexuales. 

El primer síntoma que aparece suele ser una alopecia progresiva, acompañada o no de prúrito (picor).

En hembras, aun estando castradas,  es bastante significativo el aumento del tamaño de la vulva, con secreción mucosa o purulenta.

En machos, los altos niveles de hormonas sexuales pueden producir alteraciones prostáticas que dificultan o incluso impiden la micción.

En casos extremos se puede llegar a producir una aplasia medular que genera una anemia severa.

El diagnóstico se hace mediante ecografia y midiendo los niveles en sangre de las diferentes hormonas sexuales.

Aunque diferentes autores recomiendan el tratamiento quirúrgico, se trata de una cirugía compleja, por lo que a menudo se opta por un tratamiento médico, bien mediante inyecciones mensuales o implantes subcutáneos.

PIF: PERITONITIS INFECCIOSA FELINA

Es una importante enfermedad inmunomediada producida por una mutación del Coronavirus entérico felino.

La transmisión se produce a través de las heces y secreciones oronasales.

Aunque sólo un bajo porcentaje de los gatos infectados por el Coronavirus felino desarrollan la enfermedad, una vez instaurada, se produce la muerte en la mayoria de los casos.

Existen dos formas clinicas: la efusiva y la no efusiva.

Cualquiera de las dos formas puede comenzar con síntomas bastante inespecíficos y comunes a otras enfermedades:  apatía, anorexia, perdida de peso o fiebre.

En la forma efusiva de la enfermedad se acumulan grandes cantidades de liquido en diferentes cavidades corporales, como la cavidad peritoneal o la cavidad pleural.

En la forma seca las lesiones se localizan en diferentes organos como riñones, higado, ojos o sistema nervioso central.

Gata con disnea (dificultad respiratoria) debido al derrame pleural (acúmulo de liquido en la cavidad pleural)

Anisocoria (asimetría en el tamaño de las pupilas) en una gata con PIF

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
Todos los textos, imágenes, vídeos y similares contenidos en esta página web son originales y propiedad exclusiva de Miguel Servet Veterinarios SLP. Usted no está autorizado para copiar, reproducir, modificar, publicar o distribuir cualquiera de estos contenidos sin el consentimiento expreso y por escrito de Miguel Servet Veterinarios SLP.